Una buena vecindad

En los tiempos actuales y particularmente, con el uso masivo de las redes sociales, nuestra sociedad enfrenta un importante desafio: conservar la «buena vecindad».

Las redes sociales y en especial facebook, se han convertido en un valioso medio para que los ciudadanos participen activamente en el debate nacional de diversos temas país, región o comunidad y contribuyan con sus opiniones, críticas y sugerencias a construir puentes y opciones viables y efectivas de participación y fiscalización ciudadana a los temas de interés público como a la gestión de nuestras autoridades de gobierno central o municipales. Al mismo tiempo, le proporciona al gobierno sea central o municipal un recurso informativo de primera fuente sobre la forma en que el pueblo está percibiendo e interpretando su gestión, así como el rechazo o apoyo a la misma.

La cuestión está en el inquietante y acelerado aumento de la intolerancia que muchos usuarios de las redes están mostrando para sus «vecinos» en esta comunidad virtual. En muchos casos, parece que el solo hecho de manifestar una opinión expone a quien la publica, a convertirse en blanco de impredecibles insultos, ofensas, descalificaciones y hasta etiquetas peyorativas, incluso de gente conocida y de su propia comunidad. Como si el enojo y la frustración de aquellos lectores, se desviara de su ruta original para descargarse en otro, solo por el hecho de exponer su punto de vista.

Estos usuarios de la red con tal actitud exacerbante, agresiva y frenética le facilitan a ciertos grupos de poder agitar las aguas sociales y desviar la atención del pueblo, sobre temas que requieren realmente más concurso popular.

La desinformación, las noticias falsas así como la especulación, contaminan muchos argumentos con los que algunos pretenden imponer sus puntos de vista o desacreditar los ajenos. No se trata de eso, estimados lectores.

La libertad de expresión es un derecho al que estamos llamados a ejercer con valentía y sin cálculos ni oportunismos circunstanciales. Pero debemos esforzarnos más como sociedad, por hacerlo con respeto y tolerancia. Alentar una » inquisición mediática» donde nos vayamos los unos contra los otros, olvidando que la buena vecindad, nos permite unirnos en un frente común, para abordar los grandes desafios nacionales, constituye un grave error y eso, es precisamente lo que ciertos grupos de poder están logrando.

Cada quien tiene derecho a interpretar, comprender y circunscribir la misma realidad de acuerdo a su forma de ver la vida, sus experiencias personales y familiares, así como a sus expectativas. No todo es blanco o negro.

AQUÍ Y AHORA Isauroh Gonza