Mujer cumple sueño de ser piloto luego de muchos sacrificios

Todo inició cuando vendía café en el aeropuerto y limpiaba las habitaciones de un hotel. Ahora forma parte del 5% de las mujeres pilotos en el mundo.

Marjorie Blanco tuvo que saltar obstáculos complicados, entre ellos la falta de dinero, críticas de sus vecinos y hasta sus propios miedos…

Hoy es la piloto del avión corporativo de Walmart Centroamérica y mientras realiza vuelos cada día no deja de insistir en que los sueños se hacen realidad.

«Cuando era niña, mis papás me llevaban a visitar a mis hermanos a Heredia y cuando el bus pasaba por el aeropuerto mis ojos corrían a buscar los aviones. Me fui a vivir a Heredia a estudiar Turismo e Inglés y conseguí un trabajo vendiendo café en las tiendas del aeropuerto (Juan Santamaría). También trabajé limpiando habitaciones en un hotel y como agente de counter: chequeando pasajeros y abordando los vuelos». Comentó la joven piloto.

Piloto Marjorie Blanco.

Blanco es un claro ejemplo de superación, mientras estudiaba era de las mejores en su clase, sin dejar de lado la humildad que la caracteriza.

«Con 23 años, tuve la oportunidad de acompañar a unos pilotos en un vuelo local a Puerto Jiménez. ¡Fue amor instantáneo! Quedé fascinada viendo todo lo que hacían: como maniobraban el avión, se comunicaban con la torre de control. Ahí supe que lo mío era estar en los aires. Me bajé de ese avión, llamé a mi mamá y le dije: “Mami, ¡yo quiero ser piloto!”.
No tenía dinero para pagar la carrera de aviación. Un año después de bajarme de ese primer avión, me convertí en aeromoza y empecé a ahorrar para pagarme la carrera».

Mientras trabajaba como aeromoza, aprovechaba los viajes largos para estudiar, cuando llegaba a algún hotel casi no dormía pues tenía intacto el sueño de ser piloto.

«En el 2015, obtuve mi primer trabajo como piloto en una aerolínea local. Verme ahí, como esos pilotos que un día admiré tanto, y volar ese avión… fue inexplicable.
En uno de mis vuelos, un pasajero le dijo al otro piloto que si era yo quien iba a volar, él no se subiría al avión. Sin saber que yo sería la piloto y después de un vuelo placentero y un aterrizaje perfecto, fue inevitable el asombro de ese señor».
Añadió Blanco.

Piloto de Walmart Centroamérica.

Blanco tiene cuatro años de estar laborando para Walmart y se sigue sorprendiendo lo orgullosos que se sienten de tener una mujer como piloto corporativo.

«Mi camino no fue fácil, tuve muchas dificultades, se me cerraron puertas y, en algún momento, quise rendirme. Es algo que nos sucede a todos. Lo que me tiene aquí es ser una persona disciplinada, constante, resiliente durante las dificultades y, sobre todo, muy terca por lograr mis sueños». Concluyó la piloto.