Ambulancias de Los Ángeles no transportarán pacientes con pocas posibilidades de sobrevivir

El condado de Los Ángeles ha estado librando una batalla brutal contra el covid-19 durante las últimas semanas. Las nuevas infecciones se han disparado y aproximadamente uno de cada cinco personas que se hacen la prueba salen positivos.

En alrededor de 30 días, se duplicó el número de infecciones, pasando de unos 400.000 casos el 30 de noviembre a más de 800.000 casos el 2 de enero, según funcionarios de salud.

La Agencia de Servicios Médicos de Emergencia de Los Ángeles solicitó a las ambulancias no transportar a pacientes con pocas posibilidades de sobrevivir a los hospitales. La medida fue tomada cuando la capacidad de camas de la UCI en las clínicas del sur de California se desplomó a un 0%.

Cortesía: EFE.

«Los hospitales están declarando desastres internos y tienen que abrir gimnasios de iglesias para que funcionen como unidades hospitalarias», mencionó la supervisora Hilda Solís, calificando la situación como un «desastre humanitario».

Antes de la pandemia, cuando los trabajadores de la salud y los recursos estaban más disponibles, los pacientes que tenían pocas probabilidades de recuperarse podían ser transportados en ambulancia al hospital para recibir tratamiento.

Pero los hospitales de Los Ángeles ahora están al máximo y muchas instalaciones médicas no tienen el espacio para recibir a pacientes que no tienen posibilidades de sobrevivir, dijo la agencia mediante un comunicado.

Los pacientes cuyos corazones se detuvieron a pesar de los esfuerzos de reanimación, dijo el EMS del condado, ya no deberían ser transportados a los hospitales.